Las etapas de la Minería

Las etapas de todo proceso minero se dividen en Prospección, Exploración, Explotación y Beneficio del mineral y Cierre de la mina.

Exploración y Explotación minera son conceptos que suelen confundirse permanentemente cuando hablamos de minería. La actividad minera presenta diversas etapas que no pueden sortearse ni invertirse, constituyendo los primeros pasos las tareas de Prospección y Exploración.

La Prospección apunta a un reconocimiento general de una región y  la Exploración se enfoca a una investigación de mayor detalle sobre un área claramente definida, y más reducida con respecto al área cubierta en la prospección.

La etapa inicial llamada Prospección tiene como objetivo determinar la posible presencia y ubicación de áreas con minerales de interés. Para ello se estudian los tipos de rocas presentes, se realizan mapas y se extraen muestras de rocas de la superficie para conocer su composición química. El análisis de todos los estudios y resultados obtenidos es el que permite definir si se continúa con las tareas correspondientes a la siguiente etapa denominada exploración.

Geólogos, asistentes y personal de logística y mantenimiento del campamento, participan en esta etapa.

Por su parte, la  Exploración minera se enfoca en las áreas de interés detectadas en la prospección. En dichas áreas se intensifica el detalle de los estudios, mediante perforaciones para obtener muestras del subsuelo tanto para su análisis como para el estudio de las rocas. En esta fase se realizan tareas de geofísica, en las que se estudia la composición y distribución de las rocas en el subsuelo, midiendo sus propiedades físicas (densidad, magnetismo, conductividad eléctrica, etc.). Aquí se suman perforistas y choferes de maquinarias al equipo inicial de geólogos.

Cuando la Exploración es exitosa, se logra determinar la ubicación, cantidad, composición y distribución de los minerales de interés. Luego se realizan numerosos estudios y ensayos para determinar el método de extracción y concentración del mineral y/o del metal. El método elegido queda determinado por el valor económico del mineral a producir y será el que obedece a las mejores prácticas tecnológicas disponibles. Las tareas de exploración finalizan con el estudio de factibilidad, a partir del cual se elabora el correspondiente Informe de Impacto Ambiental de Explotación, para ser sometido a la evaluación técnica de los organismos de Gobierno que correspondan.

Luego  nos encontramos con la etapa de Explotación. Dependiendo de la forma y de la localización de la mina, esta etapa se desarrolla en forma subterránea o a cielo abierto. En ambos casos las actividades involucradas son:

A) Extracción del mineral por medios mecánicos (como explosivos o palas cargadoras en el caso de material suelto)

B) Separación de las rocas consideradas mineral y los desechos no mineralizados.

C) Trituración del mineral

D) Clasificación por tamaños del mineral por medio de rejillas

E) Re – trituración del mineral en caso de que el tamaño no sea el adecuado para las tareas de tratamiento

F) Extracción y transporte al lugar de depósito.

G) Transporte hacia la planta de tratamiento.
La siguiente etapa es el Beneficio del mineral. Esta etapa busca, por distintos medios, lograr que el mineral pueda ser comercializable. Para esto se recurren a distintos métodos de beneficio de minerales, los cuales no solo dependen del tipo de mineral, sino también del yacimiento, ya que cada yacimiento tiene características propias. Para el caso de los minerales metalíferos, normalmente es necesario concentrarlo. Esto consiste en una primera etapa, en liberar el mineral de la roca en donde está inserto, valiéndose de medios mecánicos como la trituración, la molienda y la clasificación. Luego de la liberación, posiblemente el mineral deba ser concentrado. Esto consiste en elevar el grado de concentración del mineral (que puede estar dado en gramos/tonelada, o en porcentaje). Para ello se aprovechan distintas técnicas como la lixiviación (para el caso del oro, por ejemplo), la flotación (para el caso de ciertos yacimientos de cobre, zinc u otros) o la electro obtención (para el caso de algunos yacimientos de cobre).

En el caso de los minerales no metalíferos, el proceso de beneficio resulta ser mucho más sencillo. En el caso de la bentonita, por ejemplo, sólo se requiere triturar el mineral a los tamaños adecuados, clasificarlos y secar el mineral para disminuir el contenido de humedad, lo cual se realiza en hornos giratorios que funcionan a unos 70 ºC.

La última etapa es el Cierre de la Mina.  Es la ejecución de un programa que garantice que el cierre de la mina se llevará a cabo en armonía con el medio ambiente, asegurando la sustentabilidad de las comunidades cercanas.

A partir de estudios y análisis geológicos, hidrológicos, geotécnicos y ambientales a cargo de especialistas el objetivo es establecer los procesos y acciones a desarrollar, que se enmarcan dentro del Plan de Cierre. Es decir, trabajo estrecho con la autoridad ambiental y con representantes de las comunidades de la zona. El concepto es dejar el área impactada por las operaciones mineras en condiciones similares a las naturales, para lo cual el cierre se centra básicamente en tres iniciativas:

  • Restituir las geoformas de la zona.
  • Asegurar su estabilidad física y química de las instalaciones, posterior al cierre.
  • Asegurar la calidad y cantidad de agua de río, que cruza por la zona.

Para saber más: http://mineria-chile.blogspot.com.ar/2009/06/mineria-etapas-del-proceso-minero.html